La disreflexia autónoma (DA) es un aumento peligroso en la presión arterial en personas que padecen lesiones en la médula espinal.

La DA puede ser grave. Si no se trata de inmediato, puede provocar convulsiones, apoplejía y la muerte. El tratamiento tiene como objetivo encontrar y eliminar el problema que inició la reacción.

El dolor puede causar un aumento de la presión arterial. Si bien es posible que en personas con lesiones en la médula espinal el dolor no se sienta, puede estimular una reacción física. En particular, los vasos sanguíneos locales se contraen en respuesta al dolor, lo que produce un aumento de la presión arterial. Por lo general, el cerebro recibe mensajes acerca del aumento de la presión arterial y toma medidas para que esta vuelva a la normalidad. Al padecer DA, el mensaje no puede llegar al cerebro debido a la lesión de la médula espinal, lo que hace que la presión arterial siga aumentando y alcance niveles peligrosos.

La DA puede ser causada por cualquier factor que hubiera sido doloroso o físicamente incómodo antes de lesionarse la médula espinal. El estímulo que causa dolor que suele asociarse con la DA es una vejiga demasiado llena. Una obstrucción en la sonda, una infección, los espasmos vesicales o los cálculos también pueden generar estímulos que causan dolor.

Entre otros factores que pueden actuar como estímulos que causan dolor se encuentran los siguientes: