Una carilla es una cobertura fina que se coloca sobre la parte delantera de los dientes. Están hechas de cerámica, porcelana, resina compuesta o acrílico. Los técnicos de laboratorios dentales crean las cubiertas de forma personalizada, que se adhieren de modo permanente a los dientes.

En la mayoría de los casos, las carillas son un procedimiento dental optativo. Esto significa que no son médicamente necesarias. Puede elegir colocarse carillas si sus dientes están:

  • Astillados o desgastados
  • Descoloridos
  • Levemente torcidos o desparejos