La cirugía y la medicina sin sangre evitan el uso de transfusiones de sangre de donantes. Los objetivos de la cirugía sin sangre incluyen:

  • Conservar y reinfundir la sangre del mismo paciente (en lugar de infundir sangre donada)
  • Usar medicamentos que incrementen la producción de sangre del paciente
  • Minimizar la pérdida de sangre

La sangre que se pierde durante una cirugía se reemplaza mediante transfusiones de sangre donada. Sin embargo, es posible que un paciente no desee recibir una donación de sangre. Las razones podrían incluir:

  • Inquietud respecto de enfermedades que se transmiten por la sangre (por ejemplo, VIH, hepatitis)
  • Complicaciones de una transfusión de sangre
  • Creencias religiosas

La cirugía sin sangre es una alternativa para las personas que no desean o no pueden recibir una transfusión de sangre donada.

Además, la cirugía sin sangre tiene algunos beneficios:

  • Recuperación más rápida
  • Hospitalización más corta
  • Cicatrización de heridas más rápida
  • Menos complicaciones ocasionadas por transfusiones de sangre