womenshoe.gif Controlar la diabetes no significa simplemente mantener los niveles de azúcar en sangre dentro de un rango aceptable. También significa tomar medidas para prevenir las complicaciones en la salud que pueden producirse con la diabetes. La diabetes puede incrementar el riesgo de sufrir complicaciones en los pies como úlceras en los pies, que si no se tratan a tiempo, pueden llevar a una amputación. No obstante, con la atención y el cuidado adecuados, puede prevenir dichos problemas.

Flujo sanguíneo deficiente y nervios dañados

Quizá se pregunte: "¿cómo se relacionan la diabetes y los problemas en los pies?".

Con la diabetes, aumentan los niveles de azúcar en el torrente circulatorio debido a que el cuerpo no produce suficiente insulina o es resistente a la insulina. La insulina es importante porque ayuda a llevar el azúcar del torrente circulatorio a las células, donde se la utiliza para generar energía.

La diabetes puede ocasionar una disminución en el flujo sanguíneo que llega a las piernas y los pies. Si fuma, los problemas del flujo sanguíneo pueden empeorar. Un flujo sanguíneo deficiente en los miembros se denomina insuficiencia venosa periférica. La diabetes también puede dañar los nervios y ocasionar una condición que se conoce como neuropatía. Al dañarse los nervios, es posible que no pueda sentir dolor, calor o frío.

Cómo encaja todo

Tener un flujo sanguíneo deficiente y los nervios dañados en las piernas y los pies puede hacer que le resulte difícil notar ciertas condiciones que pueden surgir en los pies y que sea difícil lograr una curación adecuada para estas condiciones.

Por ejemplo, ¿qué pasa si se le produce una ampolla o un corte en un pie? Como los nervios están dañados, es posible que no sienta el área lesionada para darse cuenta del problema y tratarlo. A raíz de esto, el área lesionada se infecta. Como el flujo sanguíneo que reciben las piernas y los pies es menor, los leucocitos que combaten la infección no pueden llegar a los miembros con la rapidez suficiente, y la infección puede curarse lentamente o no curarse en absoluto. Esto puede llevar a problemas peores, como úlceras o gangrena.