La disección aórtica ocurre cuando se separan las capas de la aorta. La aorta es la principal arteria que sale del corazón. Las paredes arteriales tienen tres capas. Un desgarro de la capa interior puede dejar pasar la sangre, que se cuela entre las capas y hace que estas se dividan en partes o se separen. Este proceso puede ejercer presión sobre el canal principal de modo que la sangre no puede pasar por la aorta principal ni por sus ramificaciones.

Este episodio es potencialmente mortal porque puede provocar accidente cerebrovascular (ACV), insuficiencia cardiaca repentina o la muerte, ya que se altera el flujo sanguíneo a una serie de órganos vitales. La masa creciente de sangre mal direccionada también puede afectar las estructuras circundantes, como las vías respiratorias, los pulmones o el corazón. También puede romperse y provocar una hemorragia catastrófica.

Corazón y vasos sanguíneos principales
BP00015_96472_1_aorta.jpg
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

El aumento de la presión arterial y la afección de la aorta son las causas principales, por lo general debido a aterosclerosis. Otras enfermedades congénitas o adquiridas de la aorta también aumentan las posibilidades de disección.