Una válvula pulmonar ausente es un defecto cardíaco muy poco frecuente.

En un corazón normal, la sangre fluye desde el cuerpo hacia la aurícula derecha y al ventrículo derecho. Después, la sangre es bombeada desde el corazón a través de la arteria pulmonar a los pulmones. La sangre recoge oxígeno fresco en los pulmones. La sangre regresa a la aurícula izquierda del corazón y va hacia el ventrículo izquierdo. Allí, es bombeada a través de la aorta para llevar la sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo.

Cámaras y válvulas del corazón
anatomía del corazón
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Flujo sanguíneo a través del corazón
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Con este defecto, la válvula pulmonar no se desarrolla de manera adecuada. También hay un estrechamiento de la apertura donde la válvula debería estar. El defecto hace que la sangre que se mueve del ventrículo derecho hacia las arterias que van a los pulmones se acumule. Esta acumulación provoca inflamación de estas arterias que puede ejercer presión sobre las vías respiratorias en los pulmones.

La afección puede ser de leve a grave. Habitualmente se presenta con otros defectos cardíacos, como tetralogía de Fallot (un grupo de defectos cardíacos) o con una abertura entre los ventrículos que se llama defecto comunicación interventricular.

Defecto Septal Ventricular
Defecto en el ventrículo septal
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La válvula pulmonar ausente es un defecto congénito. Esto significa que el bebé nace con este. Se desconoce la causa exacta de por qué el corazón de algunos bebés no se desarrolla de manera normal.