El síndrome de Ehlers-Danlos (EDS) es un grupo complejo de trastornos hereditarios poco frecuentes que afectan los tejidos conectivos. Los tejidos conectivos sostienen las diferentes partes del cuerpo. Algunos ejemplos de tejidos conectivos son la piel, los tendones, los ligamentos y el cartílago. El EDS por lo general provoca articulaciones demasiado flexibles (hipermóviles), piel excesivamente elástica (hiperelástica), fibrosis atrófica y tejidos frágiles. Hay por lo menos seis variedades de EDS, que se clasifican de acuerdo con la forma en que se heredan y qué estructuras del cuerpo afectan principalmente.

El EDS es causado por defectos en los genes que controlan la formación del tejido conectivo. El defecto genético específico en la mayoría de los tipos de EDS afecta la producción de colágeno. El colágeno es una proteína estructural que fortalece el tejido conectivo y le brinda elasticidad.