¿Son peligrosos los plásticos? ¿Hay algo de verdad en los titulares o es solo otro caso de dramatismo sobre la salud? Si mira a su alrededor, encontrará fácilmente utensilios de cocina, botellas desechables, juguetes, equipos de televisión y otros elementos que contiene plástico. Los plásticos pueden hacer que su vida sea más fácil. ¿Pero podrían también causar enfermedades? En la actualidad la respuesta no es clara, pero se pueden tomar algunas precauciones.

Algunos plásticos están hechos de un químico denominado bisfenol A (BPA). Este producto químico hace que los plásticos, en especial los plásticos de policarbonato, sean más livianos y resistentes, y que puedan soportar mucho calor y tener resistencia eléctrica. Estos tipos de plásticos se pueden utilizar en biberones, botellas de agua pesada, discos compactos, selladores dentales y contenedores de alimentos. El bisfenol A también se utiliza en la resina epóxica, que se utiliza como revestimiento protector en los alimentos enlatados. Debido a su uso extendido, muchos han comenzado a cuestionarse si la exposición al bisfenol A presenta riesgos.

Algunos estudios realizados en animales han comprobado que el bisfenol A puede tener un efecto en el cuerpo similar al de las hormonas. Se observaron efectos negativos sobre el feto de hembras embarazadas debido a la exposición al bisfenol A. Las crías de estos animales también desarrollan problemas después de la exposición al bisfenol A. En especial, los cambios ocurrieron en los siguientes aspectos:

  • Función de la tiroides
  • Crecimiento cerebral
  • Desarrollo del comportamiento (hiperactividad)
  • Desarrollo de la glándula pituitaria

No está claro si la exposición al bisfenol A podría causar los mismos problemas en seres humanos, ni tampoco si los seres humanos consumen la misma cantidad de bisfenol A que la utilizada con los animales de laboratorio.