La incontinencia urinaria es la pérdida del control voluntario de la vejiga que causa pérdidas de orina. Puede ser temporal o duradera. La incontinencia es un síntoma y no una enfermedad en sí misma.

Las causas pueden variar según el tipo de incontinencia. Puede haber varias causas diferentes. En algunos casos, es posible que la causa no sea clara.

Incontinencia de esfuerzo

La pérdida puede suceder al reírse, estornudar, levantar objetos pesados o realizar ejercicios. Este tipo de actividades puede aumentar la presión sobre la vejiga. La pérdida puede ser causada por:

  • Debilidad de los músculos que sostienen la vejiga
  • Debilidad de los músculos que controlan el flujo urinario
  • Debilidad de los músculos que controlan el flujo urinario después de una cirugía de prós
  • Obesidad
Incontinencia de urgencia

Esto también se conoce como vejiga hiperactiva. Es la pérdida del control de la vejiga después de una necesidad urgente de orinar. Es posible que no sea capaz de retener la orina el tiempo suficiente para llegar al baño. Puede ser causado por lo siguiente:

Incontinencia por rebosamiento

Esto ocurre cuando la vejiga no se vacía. Como resultado, la orina se acumula. Esta acumulación provoca un desborde y el goteo de orina. Puede ser causado por lo siguiente:

  • Agrandamiento de próstata
  • Una obstrucción en la vejiga, por ejemplo, debido a una cicatriz en la uretra (estenosis)
  • Retención fecal que ejerce presión sobre la uretra
  • Medicamentos (p. ej., antidepresivos, hipnóticos, antipsicóticos, betabloqueantes, antihistamínicos, antagonistas del calcio)
  • Deficiencia de vitamina B12
  • Debilidad muscular de la vejiga
  • Daño nervioso
Incontinencia funcional

El control de la vejiga es normal, pero no puede llegar al baño a tiempo. Esta afección puede ser ocasionada por una afección grave como la artritis. Los medicamentos que causan confusión o sedación también pueden causar incontinencia funcional.