Desde agosto de 2010, la gripe pandémica H1N1 dejó de ser considerada una pandemia. Esta hoja de información proporciona datos históricos sobre la gripe pandémica H1N1 y no se actualizará en el futuro. Consulte el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en http://www.cdc.gov/h1n1flu/ a fin de obtener información actualizada sobre la gripe H1N1.

La gripe pandémica H1N1 (anteriormente denominada gripe porcina) es una infección respiratoria. Esta gripe se ha propagado a los seres humanos y ha alcanzado el nivel de una pandemia. Una pandemia es un brote de la enfermedad a nivel mundial.

El principal factor de riesgo para padecer la gripe pandémica H1N1 es el contacto con una persona infectada. Las personas que padecen esta gripe pueden infectar a otras a través de la tos y el estornudo. También es posible contraer la gripe al tocar un objeto infectado. Una afección crónica de la salud, como enfermedades cardíaca o pulmonar, la diabetes o el cáncer, puede aumentar el riesgo de padecer una forma más grave de la gripe.

Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Dolores musculares intensos
  • Fatiga intensa
  • Dolor de cabeza
  • Goteo y congestión nasal
  • Estornudos
  • Ojos llorosos
  • Síntomas estomacales, como náuseas, vómitos y diarrea

La mayoría de las personas se recuperan en su casa. Los cuidados básicos incluyen reposo, ingesta de líquidos y tratamiento con analgésicos de venta libre. Se pueden utilizar medicamentos antivirales, como zanamivir (Relenza) y oseltamivir (Tamiflu). Se los puede administrar para prevenir o tratar una infección por H1N1.