Si tiene un resfriado o gripe, estar enfermo puede posponer todas sus actividades. Está forzado a detenerse y cuidarse. Pero, si tiene diabetes, esto demanda atención extra.

¿Por qué es eso? Cuando está enfermo, es más propenso a tener el nivel alto de azúcar (glucosa) en la sangre, a esto se llama hiperglucemia. Esto pasa porque su cuerpo crea más hormonas para combatir la infección y estas hormonas pueden contrarrestar los efectos de la insulina. Si la insulina no puede hacer su trabajo, entonces la glucosa se acumula en la sangre.