Los desgarros vaginales son rasgaduras de la piel y los músculos que se encuentran sobre el orificio vaginal o a su alrededor. En la mayoría de los casos, los desgarros se producen en el perineo. El perineo es la región que se encuentra entre el ano y el orificio de la vagina. Existen cuatro grados de desgarros vaginales:

  • Desgarros de primer y segundo grado: se pueden reparar con mayor facilidad
  • Desgarros de tercer y cuarto grado: su reparación es más compleja porque son más grandes, más profundos y afectan el tejido muscular

Esta afección grave no es frecuente. Cuando ocurre, normalmente se produce durante un parto vaginal.

Los desgarros vaginales pueden producirse por cualquiera de las siguientes causas:

  • La cabeza del bebé es demasiado grande para pasar fácilmente por el orificio vaginal.
  • El bebé viene de nalgas y atraviesa la vía del parto primero con los pies o las nalgas.
  • El parto se produjo muy rápidamente y el perineo no tuvo tiempo de estirarse lentamente.
  • La madre no puede controlar el pujo.