La hipertensión pulmonar persistente del neonato (PPHN) es una afección relativamente atípica, aunque potencialmente muy grave. Puede causar complicaciones y problemas de salud tanto inmediatos como a largo plazo. La PPHN afecta aproximadamente a uno de cada 500-1500 nacimientos.

Cuando un bebé está en el vientre, el oxígeno se le suministra a través del cordón umbilical. Después del nacimiento, el sistema del bebé debe cambiar para recibir oxígeno de los pulmones. En los bebés que nacen con PPHN, el corazón, los vasos sanguíneos y los pulmones (sistema circulatorio) no realizan el ajuste. Cuando los bebés con PPHN nacen, la sangre no interactúa con los pulmones y, en cambio, circula como lo hacía en el vientre.

Los bebés con PPHN no reciben el oxígeno necesario de los pulmones que se suministra normalmente.

Por lo general, los síntomas de PPHN aparecen dentro de un lapso de 12 horas después del nacimiento.

Sistema circulatorio del infante
AL00079-B_97870_1_ciruclatory_infant
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La PPHN puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo:

  • Un evento o enfermedad durante el embarazo o parto
    • Síndrome de aspiración de meconio (el bebé inhala el meconio (su primer excremento) antes o poco después de nacer)
    • Severa neumonía
    • Infección
    • Hipoglucemia
    • Asfixia en el nacimiento (pérdida de oxígeno al feto durante el alumbramiento)
    • Síndrome de dificultad respiratoria
    • Uso materno de medicamentos anti-inflamatorios no esteroidales
    • Uso materno en el último trimestre de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina
    • Filtración de líquido amniótico
    • Bajo líquido amniótico (oligohidramniosis)
    • Desarrollo pulmonar anormal como resultado de hernia diafragmática congénita
  • Estrés durante el embarazo
  • Condición aislada con una causa desconocida