La adicción a medicamentos por prescripción es la búsqueda y el abuso compulsivos de medicamentos por prescripción, a pesar de las consecuencias dañinas. En algunos casos, es difícil diagnosticar la adicción ya que, con frecuencia, los pacientes con dolor crónico necesitan analgésicos y se puede producir una dependencia física con muchos medicamentos que se toman por prescripción. No obstante, un cuerpo adicto a un medicamento necesita tomarlo regularmente para evitar los síntomas de la abstinencia (como náuseas, vómitos y sudoración) y para sentirse bien.

El uso inadecuado de un medicamento por prescripción incluye usarlo para un fin que no sea para el cual se prescribe (p. ej., tomar analgésicos para poder dormirse o calmar la ansiedad, en lugar de tomarlo para tratar el dolor). Muchos medicamentos provocan dependencia física, incluidos los que no son adictivos, como los corticosteroides y betabloqueantes, y esa dependencia se reconoce después de interrumpir el consumo de repente. La adicción es una dependencia física mucho más grave y una enfermedad cerebral. Se caracteriza por una necesidad y un deseo fuera de control, que pueden afectar las relaciones y las obligaciones sociales (p. ej., el trabajo y la escuela).

Es muy común que se abuse de los siguientes medicamentos por prescripción:

Mayormente, se desconocen los motivos por los cuales las personas se vuelven adictas a los medicamentos por prescripción y comienzan a tomarlos de manera perjudicial y sin prescripción. Existe evidencia de que los factores genéticos pueden ejercer alguna influencia. Con frecuencia, la ansiedad, la depresión, la soledad y los antecedentes de alcoholismo se relacionan con la adicción. La presión social y los rasgos de la personalidad también pueden influir.

Los investigadores saben que la droga adictiva provoca cambios en las vías cerebrales y altera la manera en que las personas perciben las gratificaciones y el sentido de bienestar.

Vías cerebrales
Vías nerviosas cerebrales
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.