Un estudio de conducción nerviosa (NCS) es una prueba de electrodiagnóstico que mide la velocidad y el grado de la actividad eléctrica en un nervio para determinar si está funcionando normalmente. Puede reunir información sobre la integridad estructural y la función tanto de músculos como de nervios.

Las pruebas de electrodiagnóstico se usan para detectar problemas con los nervios y músculos. A menudo, los estudios de conducción nerviosa se realizan junto con electromiografías, que son otro tipo de examen que analiza la actividad eléctrica de los músculos.

Electromiografía de hombro; se usa junto con el estudio de conducción nerviosa
Electromiografía
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Los estudios de conducción nerviosa se pueden realizar por una variedad de razones, incluyendo:

  • Radiculopatía (dolor que se irradia desde el cuello o la espalda, para ubicar el sitio de compresión)
  • Daño nervioso a causa de hernias de disco
  • Neuropatía periférica (daño a los nervios más largos)
  • Neuropatía focal (daño en un único nervio, incluye el síndrome del túnel carpiano)
  • Miopatía (enfermedad muscular)
  • Enfermedades de unión neuromuscular ( miastenia grave)
  • Síntomas que indiquen daño nervioso, incluyendo adormecimiento, debilidad, u hormigueo
  • Se puede valorar el estatus de reparación y recuperación de lesiones
  • Diferenciación entre procesos agudo y crónico
  • Diferenciación entre procesos adquiridos y heredados
  • Diferenciación entre un proceso focal o uno difuso (mononeuropatía o polineuropatía)
  • Asiste en la reducción a un diagnóstico diferencial
  • Proporciona información del pronóstico sobre el tipo y extensión de la lesión