La leptospirosis es una infección bacteriana atípica y contagiosa que puede ser muy grave. Es causada por una bacteria llamada Leptospira. La leptospirosis es más común en climas cálidos y tropicales, y puede afectar cualquier parte del cuerpo. Con tratamiento oportuno y adecuado, el pronóstico es generalmente bueno. Si no se trata, se pueden desarrollar complicaciones que pueden ser potencialmente mortales.

La leptospirosis es causada por el contacto con agua fresca, tierra mojada o húmeda, o vegetación que ha sido ensuciada con orina de un animal infectado.

Cuando se hace contacto con el material contaminado, la bacteria entra al cuerpo a través de úlceras o heridas abiertas en la piel, o a través de membranas mucosas. Las personas también pueden contraer leptospirosis al beber agua que ha sido contaminada con la orina de un animal infectado.

Una vez que la bacteria ha entrado al cuerpo, fluye dentro del torrente sanguíneo y por todo el cuerpo, causando infección.