El silicio es uno de los elementos más comunes en la tierra; conforma más de un cuarto de la corteza terrestre, principalmente como dióxido de silicio. Se tiene la hipótesis de que el silicio desempeña una función esencial en el cuerpo, pero esto no es seguro. Actualmente se venden productos de silicio para mejorar la salud de huesos, piel, cabello, y uñas. La sustancia silicón, una vez usada en implantes de seno, también contiene silicio, pero en una forma sintética poco común.

Los científicos han encontrado difícil determinar si el silicio es un nutriente esencial en humanos, y si lo es, identificar el consumo diario necesario.1 El silicio se encuentra en granos enteros, algunos vegetales de raíz, y cerveza. También se agregan químicos que contengan silicio para prevenir la formación de grumos en productos como sal y bicarbonato de sodio. El consumo promedio de silicio es de aproximadamente 10-40 mg diariamente.