La tos ferina, también denominada tos convulsiva, es una infección bacteriana altamente contagiosa que afecta el revestimiento y los conductos del tracto respiratorio. Es provocada por la bacteria Bordetella pertussis.

La tos ferina se disemina por:

  • Inhalar pequeñas gotas húmedas del estornudo o la tos de una persona infectada con tos ferina
  • Tener contacto directo con las secreciones respiratorias de una persona infectada

Esta infección es más común en bebés y niños. Las personas que tienen mayor riesgo son aquellas que:

  • No han sido vacunadas
  • Viven o trabajan con alguien que tenga tos ferina
  • Viven en cuartos cerrados (p. ej., dormitorios, asilos)
  • Viven en condiciones hacinadas o antihigiénicas
  • Están embarazadas

La vacuna contra tos ferina contiene piezas pequeñas y purificadas del germen de tos ferina. Existen diferentes tipos de vacunas para prevenir la tos ferina, incluso:

  • DTaP: se administra a niños para protegerlos contra la difteria, el tétanos y la tos ferina
  • Tdap: se administra a niños, adolescentes y adultos para protegerlos contra el tétanos, la difteria y la tos ferina

Se administra la vacuna mediante inyección, por lo general en el brazo o el muslo.