La viruela es una enfermedad causada por un virus. Años atrás, era considerada una de las infecciones más peligrosas del mundo. No se puede curar ni tratar la viruela, que puede ser mortal. Debido a un esfuerzo de vacunación en todo el mundo, la viruela es prácticamente inexistente. En los EE. UU., el último caso registrado fue en 1949. Debido a que no se han registrado nuevos casos de viruela en ninguna parte del mundo, la vacuna no se sigue aplicando.

Sin embargo, debido a las amenazas del bioterrorismo, es importante tener en cuenta algunos datos acerca de la viruela.

La viruela se puede transmitir de una persona a otra mediante el contacto directo. También se puede transmitir a través de fluidos corporales, o de ropa de cama o vestimenta que hayan sido contaminadas con el virus. También puede propagarse por vía aérea, aunque este tipo de transmisión es poco frecuente.

Los principales síntomas incluyen:

  • Fiebre elevada
  • Dolor de cabeza
  • Dolores corporales
  • Vómito

A medida que el virus progresa, aparece un sarpullido rojo sobre la lengua y dentro de la boca. Luego, el sarpullido se extiende, y las manchas se abren. El sarpullido se extiende por todo el cuerpo. Las manchas rojizas se convierten en protuberancias. Cerca del cuarto día, las protuberancias se llenan de líquido y tienen una parte más hundida en el medio. Con el tiempo, se forman costras sobre todas las protuberancias.

La vacuna contra la viruela contiene un virus vivo llamado Vaccinia, que está relacionado con la viruela. La vacuna se administra mediante inyección.