La poliomielitis es una enfermedad grave causada por un virus que aún afecta muchas partes del mundo. En los EE. UU., está prácticamente erradicada. Puede provocar:

El virus de la poliomielitis puede transmitirse a través del contacto de persona a persona. Cualquiera puede padecer esta infección.

La enfermedad afectaba a miles de niños cada año antes de 1950, momento en que se creó la vacuna contra la poliomielitis. El uso de la vacuna hizo que esta enfermedad sea muy poco común en países desarrollados.

Si bien la mayoría de las personas que se infectan no presenta ningún síntoma, algunas pueden tener lo siguiente:

El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas de la enfermedad.

La vacuna contra la polio se fabrica a partir de virus de polio inactivos. Anteriormente, se utilizaba una vacuna oral con virus vivo de la poliomielitis. La administración de la vacuna oral implicaba un bajo riesgo de contraer la enfermedad. En la actualidad, ya no se recomienda. Hoy en día, la vacuna contra la polio se administra mediante inyección en el brazo o pierna.