Los virus del papiloma humano (VPH) son un grupo compuesto por más de 100 virus. Algunos tipos de VPH pueden provocar verrugas genitales, que son crecimientos o protuberancias que aparecen en:

  • En la vulva
  • El interior de la vagina o el ano, o alrededor de ellos
  • En el cuello uterino
  • El pene, el escroto, la ingle o el muslo

Algunas cepas de VPH se relacionan con el cáncer de cuello uterino. Si bien es menos común, algunas cepas se relacionan con tipos de cáncer de vulva, ano, garganta o pene.

El VPH se propaga fácilmente por medio del sexo oral, genital o anal con una pareja infectada.

En algún momento de la vida, muchas personas se encuentran expuestas a alguna forma de VPH. No todas se infectarán ni desarrollarán síntomas.

La vacuna contra el VPH contiene partículas similares al virus que no son infecciosas. Dichas partículas producen anticuerpos que evitan que el VPH infecte las células. La vacuna se inyecta en el músculo.

La vacuna Gardasil protege contra cuatro tipos de VPH. Se puede utilizar para prevenir las siguientes condiciones:

  • En mujeres:
    • Cáncer de cuello uterino, de la vagina, de vulva y de ano
    • Lesiones precancerosas en los genitales
    • Verrugas genitales
  • En hombres:
    • Cáncer anal
    • Verrugas genitales

Otra vacuna, llamada Cervarix, protege contra dos tipos de cepas de VPH. Se utiliza para prevenir cáncer de cuello uterino y precáncer de cuello uterino en mujeres.