Un absceso anal es una cavidad glandular llena de pus ubicada cerca del ano, ya sea en la profundidad del recto o cerca del orificio del ano. Entre 8 y 9 personas de cada 10.000 padecen esta condición.

Los abscesos resultan cuando bacterias infectan una glándula secretora de mucosa en el ano o recto, causando obstrucción y daño al tejido intramuscular circundante. No se conoce la causa de la infección, ya que, normalmente, esa área no suele infectarse.