Un escaramujo es la vaina de la semilla de un rosal silvestre. Varias especies silvestres de rosas se pueden utilizar como la fuente de los escaramujos. Tradicionalmente, los escaramujos se han usado para tratar artritis, resfriados y gripes, indigestión, cálculos biliares, y gonorrea.

Los escaramujos se usan principalmente hoy en día como una fuente natural de vitamina C. No hay evidencia de que la vitamina C en los escaramujos sea mejor que la vitamina C sintética (la forma más común de la vitamina), pero los que prefieren usar productos verdaderamente naturales lo pueden hacer al usar la hierba en lugar del químico. Como otras fuentes de vitamina C en plantas, los escaramujos también contienen sustancias en la familia de bioflavonoides. Se puede encontrar información sobre los posibles beneficios de estos dos componentes de escaramujos en los artículos respectivos.

Evidencia débil insinúa que los escaramujos podrían tener valor para la osteoartritis.3, 4 Evidencia todavía más débil insinúa que los escaramujos enteros podrían ser útiles para la prevención de cáncer,1 y posiblemente, tratamiento o prevención de cálculos renales,2