La artritis séptica es una infección seria de las articulaciones causada por bacterias. Esta infección causa que la articulación se llene con células de pus, las cuales a su vez liberan sustancias dirigidas contra las bacterias. Sin embargo, esta acción puede dañar al hueso y al cartílago circundante.

Esta condición se considera una emergencia médica; si se deja sin tratar, causa pérdida de la función en la articulación afectada y puede conllevar a shock séptico, una condición potencialmente mortal. Sin embargo, con tratamiento temprano, generalmente la recuperación es buena.

La artritis séptica se desarrolla cuando las bacterias se propagan de la fuente de infección a través del torrente sanguíneo hacia una articulación; puede ser el resultado de una infección directa mediante una inyección, herida por penetración, durante procedimientos quirúrgicos, o lesión que contamine directamente a la articulación.

Puede suceder a cualquier edad pero ocurre con más frecuencia en niños menores de tres años de edad. En los bebés, la cadera es un sitio frecuente de infección; en los que empiezan a caminar, son los hombros, rodillas, y caderas. En estos pacientes jóvenes, las causas bacterianas más comunes son:

La artritis séptica rara vez ocurre de la niñez temprana a la adolescencia. Después de eso, su incidencia aumenta. En los adultos, afecta más comúnmente a las articulaciones que soportan peso como las rodillas. Las microbacterias, que causan tuberculosis, y la bacteria que causa la enfermedad de Lyme también pueden provocar artritis séptica.

Daño articular en la rodilla
Daño en la unión de la rodilla
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.