Una infección por MRSA es una infección bacteriana provocada por la bacteria Staphylococcus aureus. Esta bacteria puede afectar la piel, la sangre, los huesos o los pulmones. Una persona puede estar infectada o colonizada por MRSA. Cuando una persona se infecta, la bacteria provoca síntomas. Una persona colonizada también posee la bacteria, pero esta puede no generar ningún síntoma. La infección por MRSA es grave porque las bacterias son resistentes a muchos antibióticos comunes que se utilizan para tratar infecciones.

Hay dos tipos de infección por MRSA: adquirida en la comunidad y nosocomial. Las personas que tienen la infección por MRSA adquirida en la comunidad se infectaron fuera del contexto hospitalario (p. ej., en un dormitorio). La infección por MRSA nosocomial ocurre en un contexto de cuidado de la salud (p. ej., un hospital o una clínica).

La infección por MRSA puede diseminarse por varios mecanismos:

  • Superficies contaminadas
  • Persona a persona
  • De una área del cuerpo a otra