Hecho de los granos del árbol de cacao, el chocolate se desarrolló por primera vez como un alimento en Sudamérica, donde se consumía principalmente como una bebida amarga. El cacao no se combinaba con azúcar hasta que los españoles llevaron el chocolate de regreso a Europa. El nombre en latín de la planta es Theobroma cocoa. "Theobroma" significa alimento de los dioses. Debido a esto, una de las sustancias estimulantes en el chocolate se llama teobromina; esta sustancia relacionada con la cafeína no contiene el elemento bromina.

El chocolate es rico en antioxidantes en la familia de flavonoles, sustancias similares a las que se encuentran en el té verde, vino tinto, uvas, soya y otros alimentos potencialmente saludables. Sin embargo, esto por sí mismo no es suficiente para probar que el chocolate proporcione algún beneficio para la salud. En estudios gigantescos de otros antioxidantes fuertes, como la vitamina E, no se materializó ninguno de los beneficios esperados. Sólo estudios doble ciego controlados con placebo pueden probar que un tratamiento es efectivo, y se han realizado pocos para el chocolate. (Para mayor información sobre por qué son esenciales tales estudios, vea ¿Por Qué Esta Base de Datos Confía en Estudios Doble Ciego?)

No obstante, se han visto algunos beneficios potenciales en estudios preliminares. Un estudio controlado de 20 hombres con hipertensiónleve, comparó los efectos de un chocolate oscuro rico en flavonoles en comparación con un chocolate blanco sin flavonoles.1 Los resultados parecieron indicar que al chocolate oscuro produjo mejorías en la presión arterial, perfil de colesterol y niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, hay varios problemas mayores con este estudio, incluyendo, en primer lugar, el tipo de estadísticas usado, así como el hecho de que los participantes e investigadores podrían determinar fácilmente quién estaba tomando el chocolate blanco y quién estaba tomando el chocolate oscuro. Esta falta de "ser ciego" se conoce bien por producir resultados predispuestos en los estudios.

Otros estudios del chocolate han sufrido limitaciones similares de investigación. Una revisión sistemática de todos los estudios publicados en enero del 2005 concluyeron que los flavonoles del chocolate podrían ofrecer beneficio en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovascularesmediante una variedad de efectos, pero que se deben realizar estudios más confiables para confirmar esta posibilidad.2

Además de flavonoles, el chocolate contiene una grasa llamada ácido esteárico. Aunque es una grasa saturada, se tiene la hipótesis de que el ácido esteárico tiene beneficios preventivos cardiovasculares. Sin embargo, esto aún no se ha probado.2

Un estudio doble ciego no logró encontrar que el cacao rico en flavonoles fuera benéfico para personas con enfermedad cardiovascular establecida.3

Como otros antioxidantes, el consumo de cacao alto en flavonoles también podría ofrecer alguna protección a la piel del daño de los rayos UV.4 En teoría, esto podría ayudar a prevenir las quemaduras por el sol, reducir los síntomas de fotosensibilidad y ayudar a prevenir los cambios de la piel relacionados con la edad. Sin embargo, los beneficios serían pequeños en comparación con el bloqueador solar estándar.

La teobromina en el cacao, además de ser un estimulante, también podría tener un efecto supresor de la tos.5