La fiebre de origen desconocido es el aumento de la temperatura del cuerpo sin una causa clara, a pesar de haberse sometido a pruebas durante al menos una o dos semanas.

Se desconoce la causa de esta fiebre. En algunas personas, es posible que nunca se conozca la causa.

Entre los factores que pueden hacer que sea difícil hallar una causa se encuentran los siguientes:

  • Una enfermedad común que no presenta los síntomas habituales
  • Enfermedad cuyos otros síntomas se manifiestan posteriormente
  • Enfermedades que pueden arrojar un resultado positivo tardío al someterse a pruebas
  • Incapacidad de la persona para comunicar otros síntomas, como en el caso de un lactante o una persona en coma
  • Condición genética que causa fiebres periódicas (muy poco frecuente)