Un pterigión es un crecimiento anormal y no canceroso de la conjuntiva. La conjuntiva es una membrana delgada que reviste el interior del párpado y parte del globo ocular. Se encuentra entre la esclerótida, o el "blanco del ojo" que rodea el globo ocular, y la córnea, la ventana en forma de bóveda que cubre la parte delantera del ojo a cargo de refractar la luz.

El crecimiento excesivo de la conjuntiva produce pterigión, que aparece como una mancha carnosa (de color blancuzco y con vasos sanguíneos) que se extiende sobre la superficie del ojo. Si un pterigión sigue creciendo, puede pasar a la córnea. Si un pterigión crece lo suficientemente grande eventualmente puede distorsionar la superficie de la córnea y hacer borrosa la visión.

La Conjuntiva
si55550369_96472_1
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Se desconoce la causa exacta del pterigión. Los factores más comunes que contribuyen al pterigión incluyen:

  • Exposición excesiva a la luz del sol
  • Sexo masculino
  • Edad en aumento
  • Trabajar en exteriores
  • Exposición excesiva a condiciones ambientales asperas como el polvo, la suciedad, el calor, el aire, la resequedad y el humo
  • Exposición excesiva a alérgenos como los solventes y químicos industriales