Eosinofilia es la formación y acumulación de un número anormalmente alto de eosinófilos (un tipo de glóbulo blanco) en la sangre o los tejidos corporales. Los eosinófilos son creados en la médula ósea y se encuentran en el torrente sanguíneo y el recubrimiento de los intestinos. Contienen proteínas que ayudan al cuerpo a luchar contra infecciones por organismos parasíticos, como gusanos.

Sin embargo, en algunos casos, estas proteínas pueden dañar al cuerpo. La eosinofilia sólo indica un incremento en el número de eosinófilos. La neumonía eosinofílica es neumonía causada por un alto número de eosinófilos en los pulmones, por lo general en lugar de una infección. La neumonía de Loffler es un tipo de neumonía eosinofílica. Es una infiltración temporal de eosinófilos dentro de los pulmones. Este padecimiento desaparece por sí mismo, en el transcurso de un mes aproximadamente.

White Blood Cells
White Blood Cells
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La eosinofilia se produce como consecuencia de otras condiciones, especialmente enfermedades alérgicas como asma y fiebre del heno. En naciones subdesarrolladas, puede ser el resultado de enfermedades comunes de la piel, reacciones a medicamentos e infecciones por parásitos. Otras causas incluyen:

  • Enfermedades pulmonares, como el síndrome de Loffler
  • Vasculitis (por ejemplo, síndrome de Churg-Strauss)
  • Algunos tumores
  • Cirrosis hepática
  • Algunas deficiencias de anticuerpos
  • Enfermedades raras de la piel, como dermatitis herpetiforme
  • Causas desconocidas, síndrome hipereosinofílico identificado