La pleuresía es una inflamación de la pleura, la membrana de doble capa que rodea cada pulmón y la caja torácica. La pleura de doble capa protege y lubrica la superficie de los pulmones mientras se inflan y desinflan dentro de la caja torácica. Una pleura saludable tiene un espacio delgado y lleno de líquido entre las dos capas que les permite deslizarse gentilmente de uno a otro. Cuando las capas se inflaman, las superficies enfermas se frotan dolorosamente. Esto causa un sonido característico llamado "roce".

Los casos de pleuresía son definidos como el tener una efusión pleural o como estar reseco. La efusión pleural, una acumulación del líquido en el espacio pleural, es más común y es esencialmente un efecto secundario de varias enfermedades o traumas. La pleuresía reseca se refiere a los casos donde no existe líquido acumulado. La efusión pleural es menos dolorosa debido a que el líquido fuerza algo de separación de las membranas. Sin embargo, el líquido presiona los pulmones lo que puede causar insuficiencia respiratoria e inclusive un colapso pulmonar.

La pleuresía es una enfermedad potencialmente seria que puede tener efectos a largo plazo. Entre más pronto busque atención médica, más favorable será el resultado. Contacte a su médico si usted cree que puede tener pleuresía.

Pleura de los Pulmones
si55551434_96472_1
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Existen varias causas tanto para la pleuresía aguda como la crónica

  • Infección viral (influenza, parotiditis)
  • Infecciones pulmonares bacterianas (p. ej., tuberculosis) o por parásitos (p. ej., amebiasis)
  • Lupus sistémico
  • Asbestos
  • Pancreatitis
  • Artritis reumatoide
  • Metástasis de cáncer
  • Enfermedad hepática y renal (crónica)
  • Enfermedad drepanocítica
  • Enfermedad intestinal inflamatoria
  • Después de un ataque cardíaco (p. ej., síndrome de Dressler)
  • Insuficiencia cardiaca
  • Embolia pulmonar
  • Lesión en el pecho
  • Reacción farmacológica (a la nitrofurantoína, la procainamida)