Cuando una persona tiene un patrón de comportamiento pasivo-agresivo, es posible que aparente cumplir o actuar de manera adecuada, pero en realidad, se comporta de manera negativa y resiste pasivamente. En el Diagnostic and Statistical Manual for Mental Disorders de la American Psychiatric Association, la agresividad pasiva no está oficialmente caracterizada como un trastorno de personalidad. En cambio, el comportamiento pasivo-agresivo está incluido en un área cuyo estudio aún debe desarrollarse. Sin embargo, si piensa que tiene este patrón de comportamiento y esto le afecta su funcionamiento diario, es importante que busque la ayuda de un profesional de salud mental.

Se desconoce la causa de la pasividad-agresividad. Pueden existir factores ambientales y genéticos (o biológicos) que contribuyen al desarrollo de este patrón de comportamiento.

Corteza prefrontal
Corteza prefrontal
Se cree que esta parte del cerebro controla nuestra capacidad para actuar de una manera socialmente adecuada. Los cambios biológicos en esta área pueden contribuir a los patrones de comportamiento.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.