Con seguridad se ha lavado las manos muchas veces desde hace mucho tiempo. Todo lo que necesita es un poco de jabón y algo de agua, ¿cierto? En realidad, el tema de lavarse las manos va un poco más allá. Aprenda cómo lavarse las manos correctamente y porqué es tan importante.

Lo más importante que puede hacer para evitar enfermarse y para detener la proliferación de gérmenes que causan enfermedades es lavarse las manos con frecuencia. Al lavarse las manos con frecuencia, elimina los gérmenes que pudo haber contraído de otras personas o de superficies contaminadas. Una de las formas más comunes en que las personas se contagian resfriados y la gripe es frotarse la nariz o los ojos después de haberse contaminado las manos con el virus del resfriado o la gripe. Lavarse las manos con más frecuencia podría reducir la proliferación de estos virus. Algunos estudios muestran que cuando se enseña a los niños a lavarse las manos cuidadosamente, el ausentismo escolar disminuye, e incluso más cuando se combinan productos para manos a base de alcohol con el lavado de manos.

No puede ver a los gérmenes a simple vista, así que lávese las manos con frecuencia. Los momentos especialmente importantes incluyen:

  • cuando se ensucia las manos
  • antes, durante y después de preparar los alimentos
  • antes de comer
  • después de ir al baño
  • después de cambiar un pañal
  • después de manipular animales o desechos de animales
  • después de sacar la basura
  • antes de sonarse la nariz, estornudar o toser
  • antes y después de tratar una herida
  • cuando cuida a alguien que está enfermo