La púrpura trombocitopénica idiopática (ITP) es un trastorno sanguíneo. Los anticuerpos producidos en el bazo atacan y eliminan las células de coagulación sanguíneas propias del cuerpo. Estas células se llaman plaquetas. Las plaquetas ayudan a detener el sangrado. Se trasladan hacia un área dañada del cuerpo y se agrupan. Así se forma una especie de barrera contra los gérmenes. Se hace difícil detener el sangrado de las heridas si no hay suficientes plaquetas en el cuerpo.

Bazo
Imagen de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Aunque las personas con ITP tienen un número de plaquetas por debajo de lo normal en la sangre, todos los conteos de sus otras células sanguíneas son normales.

Existen dos tipos de ITP:

  • ITP aguda; persiste menos de seis meses. En general, este tipo de ITP se presenta en niños. Es el tipo de ITP más común.
  • ITP crónica; persiste más de seis meses. Este tipo de ITP por lo general ocurre en adultos.

La ITP es tratable. Si cree que puede tener este trastorno, comuníquese con el médico.

Se desconoce la causa de la mayoría de los casos de ITP.

En niños, el trastorno se ha relacionado con una infección viral reciente. Se cree que el sistema inmunitario se confunde y comienza a atacar las plaquetas sanas. Cuando se destruyen demasiadas plaquetas, puede resultar ITP. El trastorno en adultos no se ha vinculado con las infecciones virales.

Se cree que algunos casos de ITP son causados por medicamentos, infección u otros trastornos inmunes.

Algunas veces, las embarazadas desarrollan este trastorno.