El trastorno de personalidad limítrofe (BPD) es una enfermedad compleja y confusa. Se caracteriza por inestabilidad en el estado de ánimo, relaciones interpersonales, imagen personal, y comportamiento. Las personas con BPD con frecuencia actúan impulsivamente. Este comportamiento interrumpe la vida familiar y laboral, la planeación a largo plazo, y el sentido de individualidad. Las personas con BPS también tienen dificultad para controlar su estado de ánimo (llamada regulación de influencia negativa).

La mayoría de quienes padecen BPD tienen gran dificultad para sobrellevar separaciones de seres queridos, y tratan desesperadamente de evitar estar solos. En casos severos, las personas con BPD pueden buscar alivio del dolor interno al cortarse, quemarse, o arañarse a sí mismos.

A medida que ha incrementado el entendimiento de las causas y síntomas de BPD, han mejorado las opciones de tratamiento. Muchos de quienes padecen BPD reciben ayuda considerable por parte de psicoterapia y medicamentos.

No se entienden por completo las causas del BPD, aunque se cree que la química cerebral, genética, y factores del entorno desempeñan una función. Las personas con BPD probablemente nacen con una vulnerabilidad subyacente a la enfermedad. Cuando están expuestos a ciertas experiencias y tipos de estrés, incrementan sus probabilidades de desarrollar la enfermedad. Con frecuencia se encuentra que las personas que padecen BPD han experimentado abuso infantil, negligencia, separación, abuso sexual, o violencia.

Sistema nervioso central: cerebro
cerebro, rostro, cráneo
Se cree que el BPD se desarrolla a partir de una combinación de desequilibrios químicos en el cerebro y experiencias traumáticas en la vida.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.