Estrés: todos lo hemos experimentado en algún momento. Pero muchas personas sienten estrés con frecuencia; algunos lo sienten incluso como parte de su vida diaria. El estrés puede contribuir a una variedad de afecciones, como enfermedades cardíacas, apoplejía, trastornos inmunitarios, problemas gastrointestinales, problemas alimenticios, alteraciones del sueño y problemas sexuales. Aprender a reducir los niveles de estrés lo ayudará a vivir más feliz, más saludablemente y tal vez incluso durante más tiempo.

Aquí encontrará algunos consejos para reducir o controlar el estrés:

No puede hacer frente al estrés si no sabe qué lo causa. Si bien es cierto que hay muchas cosas de la vida que no pueden controlarse, hay muchas otras que sí. Tómese un minuto y piense cuáles son las causas de estrés en su vida. Tenga a mano un cuaderno y anote cada episodio de estrés y qué lo desencadena. Es posible que esto le permita identificar áreas en las que puede cambiar de hábito, por ejemplo, en cómo aborda un proyecto de trabajo o cómo lo hacen reaccionar sus hijos. Anote cómo combate el estrés. ¿Es de manera saludable o no? Con el tiempo, el manejo inadecuado del estrés empeora los problemas.