diabetes and heart disease image Hasta hace poco, controlar el nivel de glucosa en la sangre se consideraba el único paso más importante al tratar la diabetes. Sin embargo, nuevos estudios indican que, debido a que la diabetes puede causar daño al corazón y vasos sanguíneos, controlar los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular (ECV) es igualmente importante. Esto es especialmente cierto para mujeres, ya que la diabetes tiene efectos colaterales mayores en ellas que en los hombres. Por ejemplo, el riesgo de padecer problemas cardíacos y de ceguera a causa de la diabetes es más alto para las mujeres que para los hombres.

Diabetes

Más de 18 millones de estadounidenses son afectados por la diabetes, una enfermedad seria y crónica asociada con numerosas complicaciones de salud. La diabetes es fácil de diagnosticar analizando los niveles de glucosa en la sangre, pero un tercio de los diabéticos no saben que tienen la enfermedad. Aunque no hay cura, la detección a tiempo, el tratamiento apropiado, la educación y un estilo de vida saludable pueden ayudarlo o retrasar las complicaciones relacionadas con la diabetes.

Enfermedad Cardiovascular (ECV)

La ECV es la principal causa de muerte en los Estados Unidos y la razón primordial de ataque cardíaco y apoplejía. También es la complicación más común asociada con diabetes. Los diabéticos son de dos a cuatro veces más propensos a padecer ECV que la población general y experimentan ataques cardíacos más pronto en la vida. De acuerdo con la American Diabetes Association (ADA), el 80% de las personas con diabetes desarrollarán una enfermedad cardiovascular y el 65% morirán de ello.

Las Mujeres Están En Mayor Riesgo

Las mujeres están en riesgo especial y representan más de la mitad de las personas con diabetes. Un estudio reciente examinó el impacto de diabetes sobre la muerte de todas las causas en mujeres utilizando datos del Nurses Health Study. Establecido en 1976, este estudio dio seguimiento a más de 120,000 enfermeras registradas durante 20 años. Concluyó que las mujeres con diabetes parecen perder su ventaja femenina usual en lo que respecta a la enfermedad cardíaca y son más propensas a tener presión arterial alta y nivel alto de colesterol que las mujeres no son diabéticas.