Por lo general, la diabetes tipo 2 se produce por genética y por el estilo de vida. Está caracterizada por niveles anormalmente altos de azúcar en la sangre, conocida como glucosa. La glucosa es la fuente principal de energía de nuestras células que el organismo produce a partir de los alimentos que consumimos. La aparición de la diabetes se produce cuando el organismo ya no es capaz de utilizar apropiadamente la insulina, la hormona que ayuda a las células a convertir la glucosa en energía. Cuando la glucosa permanece en el torrente sanguíneo en lugar de moverse hacia las células, los nervios y los vasos sanguíneos puede ser perjudicial, incrementando de esta manera el riesgo de enfermedad cardiovascular, apoplejía, ceguera, enfermedad renal y problemas circulatorios.

imagen HCA La prediabetes es una condición que precede al inicio de la diabetes tipo 2. Está caracterizada por niveles de glucosa en la sangre que son elevados, pero no lo suficientemente altos como para ser clasificados como diabetes. Por lo general, los médicos llaman a la prediabetes “intolerancia a la glucosa" o alteración de la glucosa en ayunas". La Asociación Estadounidense para la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda que todos los adultos a partir de los 45 años se hagan un examen de diagnóstico. Asimismo, si es menor de 45 años y tiene sobrepeso o es obeso y tiene factores de riesgo de diabetes, debe hacerse un examen. Los factores de riesgo incluyen:

Tener prediabetes significa que usted está en alto riesgo de desarrollar diabetes y que podría ya estar sufriendo los efectos adversos de tener altos niveles de azúcar en sangre.