Image for pets and kids allergies No hace mucho tiempo, los futuros padres eran aconsejados a menudo de regalar a su familia las mascotas antes de que un bebé llegara, especialmente si no había un historial familiar de severas alergias o asma. La teoría predominante era que estar cerca de las mascotas a una edad joven incrementaba el riesgo de que un niño desarrollara alergias y asma. Dado que casi el 70% de los hogares estadounidenses tiene al menos una mascota (traducido en más de 100 millones de mascotas) y que la gente tiende a tener apegos fuertes a sus mascotas, esto fue a menudo una tarea triste y difícil, pero algo que parecía necesario. Sin embargo, la investigación reciente, aclara que la controversia alrededor de este enfoque está lejos de terminar.

Un estudio publicado en Journal of the American Medical Association tomó como ejemplo la relación de exposición a los perros y gatos en el primer año de vida y el desarrollo de alergias de seis o siete años de edad. Los descubrimientos de los estudios no fueron lo que usted esperaba.

En el estudio, 474 niños fueron seguidos desde el nacimiento hasta la edad de seis o siete años. Los bebés involucrados estaban sanos, niños de gestación completa. Cuando los niños tenían seis o siete años, fueron examinados tanto por pruebas sanguíneas como por una prueba de punción en la piel con la presencia de anticuerpos alérgicos. Los investigadores encontraron que los niños que fueron expuestos a dos o más perros o gatos en el primer año de vida fueron menos propensos a tener alergias.

En el estudio, los autores sugieren que la bacteria portada por la mascota puede ser responsable de suprimir la respuesta del sistema inmunológico. Las endotoxinas producidas por la bacteria alejan el desarrollo del sistema inmunológico del niño del patrón de respuesta que favorece el desarrollo de una alergia.

Los estudios publicados en 2002 en Lancet y American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine tuvieron también resultados similares, encontrando que la exposición temprana al gato estaba relacionada a la reducción del desarrollo de alergia. Desafortunadamente, algunos de los casi doce estudios similares no han confirmado completamente estos descubrimientos y los científicos permanecen inciertos si los niños pudieran ser beneficiados (o dañados) por exposición temprana a los animales. Hasta el momento, ninguno de los estudios sobre este tema importante controla adecuadamente las diferencias en el grado de exposición animal o de factores genéticos que sabemos que influyen fuertemente en el desarrollo de alergias (tales como al clima o que ambos padres sean alérgicos). La evidencia de que el dueño de la mascota reduzca la alergia es tanto interesante como sugestiva, pero mejores estudios científicos y más amplios pendientes, todavía dicen que debe ser considerada como preliminar. Como dos expertos británicos pulmonares lamentaron, "los resultados...son tales que casi cualquier punto de vista... puede ser apoyado por la evidencia literaria-

Hasta que tengamos evidencia más sólida, los padres deben tomar decisiones sobre la posesión de la mascota sin esperar que los recién nacidos obtengan beneficios de salud de sus amigos peludos.