Image for ketogenic diet article Hay pocas cosas más dramáticas y aterradoras que ver un ataque epiléptico. Imagine que está en casa con su hijo pequeño cuando de repente comienza a torcerse o a moverse sin control, a babear, gritar o incluso perder el conocimiento. Ahora, imagine que pasa dos o tres veces al día, todos los días. Para los padres de los niños con epilepsia intratable, ésta es una realidad constante. Incluso con medicamentos, los ataques epilépticos podrían continuar. Para algunos de estos niños, la dieta cetogénica podría ser efectiva para ayudar a controlar sus ataques.

La epilepsia es un padecimiento que se caracteriza por convulsiones que se repiten espontáneamente (un cambio repentino en el movimiento, el comportamiento, la sensibilidad o la conciencia producido por una descarga eléctrica anormal en el cerebro). Es una enfermedad compartida por más de dos millones de personas en los Estados Unidos.

Para más de la mitad de aquellos que tienen epilepsia, la causa de la enfermedad es desconocida. El resto muestra evidencia de algún tipo de lesión en el cerebro, ya sea como resultado de un trauma severo, apoplejía, tumor, falta de oxígeno, infección, defectos congénitos o alguna otra causa. Los ataques epilépticos ocurren cuando grandes números de neuronas envían ("disparan") mensajes electroquímicos al mismo tiempo. Este arranque repentino de actividad eléctrica en el cerebro trastorna los comportamientos normales y causa movimientos anormales, confusión y otros signos y síntomas de ataques.

Aproximadamente el 80% de la gente con epilepsia logra controlar sus ataques usando uno o más de varios fármacos antiepilépticos. Sin embargo, tanto como el 20% continuará teniendo ataques a pesar del mejor tratamiento médico posible. Para aquellos que se resisten al tratamiento con medicamento, la dieta cetogénica podría ofrecer esperanza. La dieta se usa más comúnmente en bebés y niños, pero hay un interés creciente en la utilidad de la dieta en adolescentes y adultos.

Esta es una dieta alta en grasa, baja en carbohidratos para controlar la epilepsia. La dieta puede reducir dramáticamente o incluso terminar los ataques en algunos niños con epilepsia severa. Fue desarrollada por primera vez en 1920 cuando se descubrió que el ayuno podía aliviar las convulsiones, pero se volvió menos popular con la llegada de los fármacos antiepilépticos efectivos.

La clásica dieta cetogénica se basa en una proporción de grasa de 4 a 1 carbohidrato en la dieta. También hay una forma modificada de la dieta que usa cadenas de triglicéridos medianas (MCTs, por sus siglas en inglés) como fuente principal de grasa en la dieta.