Image for MI mortality article"Obviamente todos tenemos un descenso en el estado de ánimo después de un ataque cardiaco," dice Laura Kubzansky, PhD, MPH, profesora asistente de sociedad, desarrollo humano y salud en Harvard University. Pero ella declara que en estudios recientes las víctimas de ataque cardiaco diagnosticadas con depresión médica empeoraron considerablemente que las víctimas de ataque cardiaco sin signos de depresión. De manera interesante, estos estudios sugieren que muchos de estos pacientes con depresión nunca la padecieron o estuvieron en tratamiento para la depresión antes de que sufrieran ataques cardiacos.

Varios estudios médicos han seguido la pista de pacientes que padecieron ataques cardiacos durante muchos meses después de que dejaron el hospital, dice Kubzansky. En los estudios se encontró que los pacientes con depresión diagnosticable sufrieron más complicaciones cardiacos incluyendo la muerte. De hecho, el riesgo de muerte fue casi cuatro veces mayor en los primeros seis meses después de un ataque cardiaco para los pacientes que padecieron depresión.