Image for hypertension article Puede creer que tiene presión arterial baja o normal y, sin embargo, estar equivocado. Podría tener prehipertensión. Hay prehipertensión cuando la presión arterial ha aumentado, pero no lo suficiente como para recibir tratamiento médico. Cuando se eleva la presión arterial, el riesgo de sufrir hipertensión aumenta considerablemente.

Se diagnostica hipertensión o presión arterial alta cuando se mide un valor de 140/90 mmHg (milímetros de mercurio) o más. Para dar un diagnóstico definitivo, el aumento debe observarse, por lo menos, en dos mediciones. El valor máximo corresponde a la presión sistólica, cuando el corazón se contrae. El valor mínimo corresponde a la presión diastólica, cuando el corazón se relaja.

La prehipertensión es la señal para entrar en acción. Es importante actuar de inmediato para bajar la presión arterial antes de que se requiera tratamiento médico.

Como se mencionó antes, las personas con prehipertensión son más propensas a tener hipertensión propiamente dicha. También son más propensas a manifestar problemas de salud asociados. Las cardiopatías, el accidente cerebrovascular, las nefropatías y la disminución visual son todas afecciones asociadas a la hipertensión.

Los estudios indican que el riesgo cardiovascular aumenta cuando la presión arterial supera los 115/75 mmHg. De hecho, el riesgo se duplica por cada 20 mmHg que aumente la presión sistólica o por cada 10 mmHg que aumente la presión diastólica.