La quiropraxia es uno de los servicios de salud usados de una forma más amplia. Ha ganado una aceptación creciente como un tratamiento para el dolor de espalda y cuello, y la cubren muchos planes de salud. Millones de personas podrían reportar que la manipulación espinal quiropráctica les ha traído alivio. No obstante, hasta el momento los registros de investigación de su efectividad no son concluyentes en el mejor de los casos.

Daniel David Palmer fundó la quiropráctica en 1895, después de una experiencia en la cual aparentemente curó la sordera de un hombre al manipular su espalda. El fundó la Palmer School of Chiropractic y empezó a enseñar la manipulación espinal. Este colegio existe hasta nuestros días, con un programa completamente acreditado.

Uno de los primeros estudiantes de Palmer fue su hijo, Bartlett Joshua (B.J.) Palmer. Fue B.J. Palmer quien realmente popularizó la técnica. Luego, Willard Carver, un abogado de la Ciudad de Oklahoma, abrió una escuela de la competencia. El creía que lo médicos quiroprácticos necesitaban ofrecer otros métodos de tratamiento además de la manipulación espinal. Esto abrió un cisma en el mundo quiropráctico que todavía existe hasta la fecha. Los seguidores de Palmer y sus métodos se enfocan sólo en los ajustes de la espina, una propuesta llamada quiropraxia "derecha". Aquellos que, como Carver, utilizan varios propuestas para curar son llamados "mezcladores". Los mezcladores pueden usar vitaminas, hierbas y varios otros métodos de tratamiento que encuentran útiles (y que la ley les permita practicar).

Los tratamientos médicos en el siglo XIX y a principios del siglo XX no estaban basados en evidencia científica de su efectividad, y el tratamiento quiropráctico no fue la excepción. Este se convirtió en una técnica generalizada mucho antes de que hubiera alguna evidencia real de que funcionaba. Las escuelas de quiropráctica utilizaban todas sus ganancias y recursos en mayores programas de desarrollo para entrenar personas en las técnicas quiroprácticas - no para verificar la teoría y práctica de la quiropraxia. Sin embargo en los años 70 la investigación científica apropiada empezó a llamar la atención hacia la quiropráctica. En 1977, la Foundation for Chiropractic Education and Research (FCER) estableció un programa para entrenar a investigadores quiroprácticos. Desde entonces, se han hecho esfuerzos para patrocinar pruebas que examinen la efectividad de las técnicas quiroprácticas y para establecer bases científicas para la práctica.