El sistema de la medicina herbal que se desarrolló en China difiere de muchas maneras significativas de la medicina herbal europea. La diferencia más obvia es que la tradición herbal de occidente se enfoca en hierbas "simples," o hierbas que se toman por sí mismas. En contraste, la medicina tradicional herbal china (TCHM por sus siglas en inglés) hace uso casi exclusivo de las combinaciones herbales. De manera más importante, estas fórmulas no están diseñadas para tratar los síntomas de una enfermedad específica; en lugar de eso, están hechas específicamente para el individuo de acuerdo con los complejos principios de la medicina tradicional china. Por esta razón, la TCHM es potencialmente un enfoque profundamente holístico. Por otra parte, es más díficil de usar y de estudiar que su contraparte occidental.

La TCHM es ampliamente usada en los países asiáticos, tanto en su forma holística tradicional como en una versión simple orientada a la enfermedad. Ha habido pocas pruebas diseñadas apropiadamente de la TCHM, pero la base de la evidencia permanece altamente insuficiente. Además de preguntas relacionadas con la efectividad, se quedan serias preocupaciones sobre la seguridad que tienen que resolverse.

La medicina herbal china tienen una larga tradición histórica, aunque no es tan antigua como se cree popularmente. La herbolaria antigua en China se enfocaba en pociones cuya función era parte medicinal y parte mágica, y carecía de una base teórica sustancial. En algún momento, entre en el siglo II A.C. y el siglo II D.C., los fundamentos teóricos de la medicina tradicional china fueron expuestos, pero la atención se centró más en la acupuntura que en las hierbas.1 Sólo hasta aproximadamente el siglo XII d. C. los principios médicos chinos profundos fueron aplicados en su totalidad como parte de un tratamiento herbal, estableciendo un método que puede ser llamado TCHM. Esto posteriormente se refinó y elaboró durante varios periodos de teorización activa en el siglo XIV hasta llegar al siglo XIX. Los conceptos occidentales de enfermedad entraron en escena en el siglo XX, llevando a posteriores cambios.

En la China actual, la TCHM se usa junto con un tratamiento farmacéutico convencional. Se han hecho varios intentos para someter a la TCHM a una evaluación científica; sin embargo, la mayoría de los estudios chinos publicados sobre el tema no cuentan con los estándares científicos actuales. (Por ejemplo, generalmente carecen de un grupo de placebo.)

En los alrededores de Japón, una variación del sistema de la TCHM conocido como Kampo se ha vuelto popular, y el Japanese Health Ministry ha aprobado muchos remedios Kampo para uso medicinal. Las bases científicas de estos remedios permanecen incompletas, pero varios estudios de calidad moderadamente buena han sido reportados.