La hipnoterapia es una técnica pobremente entendida que tiene múltiples definiciones, descripciones y formas. Generalmente se está de acuerdo con que el estado hipnótico es diferente tanto al sueño como a la vigilia, pero exactamente justo de lo que consiste permanece sin aclarar. La hipnosis algunas veces se describe como una forma de realzar la atención combinada con una relajación profunda, una apertura sin crítica y una resistencia disminuida a la sugestión. De esta manera, uno podría decir que cuando ve una película que acapara su atención y se permite a uno mismo entregarse a ella como si fuera la realidad, usted está sometiéndose a algo no distinguible de la hipnosis.

En la hipnosis terapéutica, el hipnoterapeuta utiliza una de las muchas técnicas para inducir a un estado hipnótico. La técnica más famosa (y la más anticuada) es el reloj de péndulo acompañado de la sugerencia de quedarse dormido. La hipnosis de "mirada fija" ya no es fundamental. Con más frecuencia los hipnotizadores utilizan métodos de relajación progresiva, como aquellos descritos en el artículo acerca de las terapias de relajación. Otros métodos incluyen la dirección equivocada mental (piense en una película de suspenso que lo lleva justo al camino equivocado) y confusión mental deliberada. El efecto neto es el mismo, la persona que está hipnotizada está en un estado de voluntad resaltada para aceptar sugerencias externas.

Una vez que el cliente está en este estado, el hipnoterapeuta puede hacer una sugerencia dirigida a producir un beneficio terapéutico. En lo más simple, esto implica afirmaciones directas del beneficio deseado para la salud, tales como, "Ahora estás relajando los músculos de tu cuello, y los mantendrás relajados." También se pueden usar sugerencias indirectas o paradójicas, especialmente en las escuelas de hipnoterapia como la de hipnosis Ericksoniana y la Programación Neurolingüística (NLP, por sus siglas en inglés).

También es posible aprender a darse sugerencias a sí mismo induciendo un estado de hipnosis; esto se llama auto-hipnosis.

La hipnoterapia se usa comúnmente para el tratamiento de las adicciones, así como para reducir el miedo y la ansiedad que rodean situaciones estresantes como una cirugía o una enfermedad grave. Otros usos relativamente comunes para la hipnoterapia incluyen insomnio, parto, control del dolor en general y enuresis nocturna (mojar la cama). Sin embargo, la evidencia de que esta hipnoterapia es efectiva para estos usos permanece incompleta en el mejor de los casos.