La Medicina China Tradicional (TCM, por sus siglas en inglés) es una de las teorías de curación tradicionales más complejas y altamente desarrolladas del mundo, rivalizada en su alcance sólo por la Ayurveda. Varias partes comprenden a la TCM: acupuntura, medicina herbal china tradicional, intervenciones alimenticias, sistemas de ejercicio como Tai chi y Chi Gung y teorías sobre arquitectura y decoración interior conocida como Feng Shui. Sus principios son esencialmente taoístas en naturaleza y rodean (en principio) todos los aspectos de la existencia humana.

Los principios de la medicina china se desarrollaron dentro de la amplia esfera de la religión taoísta. Las agujas de acupuntura primitivas que datan de alrededor 1000 A.C. han sido descubiertas en los hallazgos arqueológicos de la dinastía Shan en China.1 El marco teórico subyacente en la práctica de la acupuntura fue primero expuesto en los Inner Classic of Medicine o Nei Jing, primero publicado en 206 A.C. durante la dinastía Han. La medicina herbal china, sin embargo, se desarrolló un poco después. Recibió sus fundamentos teóricos rudimentarios en el primer o segundo siglo D.C., pero no fue sino hasta el siglo XII que los principios profundos de la medicina china fueron completamente aplicados al tratamiento herbal.2

Las teorías médicas chinas que involucran dietas siguen muchas de las líneas como la teoría herbal; esencialmente, cada alimento es una hierba y tienen sus propios efectos característicos en el cuerpo. (Una variación de este sistema conocido como macrobióticos se ha vuelto famoso.)

La importancia relativa de los dos campos ha variado con el tiempo. La herbología alcanzó un estado de alto desarrollo en los siglos XIV y XV; entonces la acupuntura alcanzó lo que podría llamarse una edad de oro bajo la dinastía Ming a finales de los siglos XVI y XVII. Subsecuentemente, la medicina herbolaria ganó importancia; con el tiempo la acupuntura ha vuelto a estar en boga en la China del siglo XX, y ha sufrido una gran transformación llamada la "herborización de la acupuntura."

Las artes marciales por las cuales China es famosa también se desarrollaron dentro del contexto del taoísmo y por tanto siguen los principios consistentes con la medicina china. El arte marcial curativa conocida como Tai Chi se dice que fue inventado por el monje Chang San-Feng en algún momento durante la Edad Media; no obstante, las fechas exactas (e incluso la existencia de este monje) son disputables.

En la China actual, varios aspectos de TCM se usan junto con el tratamiento médico occidental convencional. Se han hecho intentos considerables para someter a la acupuntura, la terapia herbal y las artes marciales a la evaluación científica; no obstante, la mayoría de los estudios chinos publicados sobre el asunto han ido más allá de los estándares científicos actuales. (Por ejemplo, frecuentemente cerca de un grupo de control.)

En el vecino Japón, una variación del sistema herbal chino tradicional conocida como Kampo se ha vuelto extremadamente popular y muchos remedios Kampo han sido aprobados para el uso médico por el Ministro de Salud japonés. La base científica para estos remedios permanece inadecuada, pero varios estudios de calidad moderadamente buena han sido reportados.