La acupuntura ha sido parte de la medicina en uso común en países tales como China y Japón durante siglos. También es una de las formas más altamente utilizadas de terapia alternativa en los Estados Unidos. Más de 10 milones de tratamientos de acupuntura se administran anualmente en los Estados unidos. Además, está aumentando el reembolso de seguro a terceras partes y la cobertura de manejo de cuidado para la acupuntura.

Sin embargo, a pesar de la popularidad, ha habido poca evidencia propiamente científica acerca de la eficacia de la acupuntura hasta recientemente. Esto comenzó a cambiar a finales de la década de 1990 y hasta el presente, algunos estudios razonablemente bien diseñados han evaluado la acupuntura como un tratamiento para más de 30 enfermedades, con algunos resultados prometedores.

Definida sencillamente, la acupuntura es un método de tratamiento orientado a obtener una respuesta (como aliviar el dolor) por medio de la introducción de agujas finas en la superficie del cuerpo en sitios llamados puntos de acupuntura. Una técnica relacionada llamada acupresión (o Shiatsu) utiliza presión sobre esos puntos; una terapia relacionada conocida como electroacupuntura aplica electricidad a dichos puntos.

Existe una amplia gama de métodos de tratamiento, enfoques, técnicas, estilos y marcos teóricos dentro del amplio ámbito del término acupuntura. Con frecuencia, las diferencias en las formas de acupuntura son culturales; por ejemplo, el sistema de acupuntura practicado en Japón es bastante diferente del que se encuentra en China. La mayoría de los acupunturistas utilizan un estilo más o menos tradicional llamado Medicina Tradicional China (TCM por sus siglas en inglés). Otros han adoptado estilos modernos que tienen poca o ninguna dependencia en los principios tradicionales.

Las agujas de acupuntura con mayor frecuencia se introducen en lugares específicos de la piel llamados puntos de acupuntura. Esos puntos se localizan sobre líneas específicas señaladas por la tradición, nombradas como meridianos o canales. De acuerdo a la teoría médica china, hay 14 meridianos importantes que forman una red invisible que conecta la superficie del cuerpo con los órganos internos. Los meridianos conducen el Qi, que es la energía o fuerza vital del cuerpo. Se dice que el dolor o la enfermedad resultan de desequilibrios u obstrucciones en el flujo del Qi a través de los meridianos. Se piensa tradicionalmente que la acupuntura elimina dichas obstrucciones, restaura la circulación normal del Qi y mejora la salud total al estimular el equilibrio de energía en el sistema. Sin embargo, no existe evidencia científica de la existencia de los meridianos o del mismo Qi. (Los meridianos no son visibles bajo el microscopio y, contrario a la creencia popular, estos no concuerdan con las vías nerviosas importantes).

Además de los meridianos y el Qi, el concepto de yin y yang es primordial para la teoría de la acupuntura, como lo es para toda la filosofía tradicional china. Los términos yin y yang no representan fuerzas o sustancias; en vez de eso, son una forma de mirar al mundo en término de la interacción de los opuestos polares. De acuerdo a este punto de vista, todo movimiento, crecimiento y cambio en el mundo es una manifestación de la lucha entre estas fuerzas. Aunque aparentemente son opuestas, se piensa que estas fuerzas se complementan y apoyan la una a la otra. Por ejemplo, sin descanso uno no puede emplear energía; sin agotarse por emplear energía, es difícil dormir. Esto es sólo un ejemplo de la armonía e interacción del yin y el yang.

El yang tradicionalmente está asociado con el calor, el poder, la luz del día, el verano y muchos otros aspectos activos o energéticos de la vida; el yin es frío, apacible y obscuro. Muchas enfermedades se caracterizan en términos de un exceso o deficiencia tanto del yin como del yang, o de ambos al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando el cuerpo tiene fiebre, es porque hay mucho yang. También existe un equilibrio del yin y yang en cada órgano individual y en cada parte del cuerpo; estos también pueden volverse excesivos o deficientes.

Así, en la medicina tradicional china, las enfermedades se describen como patrones complejos de desequilibrios y obstrucciones. El tratamiento no se basa en diagnósticos médicos, sino en identificar esos problemas en la energía del cuerpo y en buscar corregirlos. ¿Este análisis tradicional contiene verdades acerca de la salud humana o tan sólo es un pensamiento arcaico? La respuesta, a la fecha, sigue sin saberse.