El hígado es un maravilloso y sofisticado laboratorio químico, capaz de elaborar miles de transformaciones químicas de las cuales depende el cuerpo. El hígado produce algunos químicos importantes desde su origen y modifica otros para permitir que el cuerpo los use mejor. Además, el hígado neutraliza un rango enorme de toxinas. Sin un hígado funcionando, no se puede vivir mucho tiempo.

Desafortunadamente, muchas influencias pueden dañar severamente al hígado, de las cuales el alcohol es la más común. Esta poderosa toxina para el hígado lo daña en tres etapas; hígado grasoso alcohólico, hepatitis alcohólica y luego la cirrosis. Aunque las primeras dos etapas de lesión son por lo común reversibles, la cirrosis no lo es, Generalmente, la cirrosis hepática es el resultado de más de 10 años de abuso de alcohol.

Generalmente, la hepatitis alcohólica se detecta a través de un análisis de sangre para detectar los niveles de enzimas liberadas por el hígado. Los niveles de estas enzimas en la sangre - conocidos con acrónimos como SGOT, SGPT, ALT, AST y GGT - se elevan a medida que el daño al hígado (por cualquier cosa) progresa.

Si los análisis de sangre muestran que usted tiene hepatitis alcohólica (o cualquier otra forma de enfermedad hepática). Es esencial que deje de tomar. Hay muy poco que hacer en 7un tratamiento específico aparte de esto.

Varias hierbas y complementos han demostrado ser prometedores para proteger al hígado del daño inducido por el alcohol. Sin embargo, ningunos de estos han sido concluyentes en probar su efectividad, y cortar con el alcohol (eliminar el consumo de alcohol) es sin duda alguna más efectivo que cualquier otro tratamiento. Para información respecto a los tratamientos naturales que pueden ayudar a las personas a dejar de tomar, vea el artículo sobre alcoholismo. El artículo de alcoholismo también trata sobre la disminución de ciertos nutrientes, los cual podría afectar a las personas que consumen suficiente alcohol como para dañar su hígado.

Más adelante, nos concentramos en un tratamiento utilizado específicamente para tratar el daño inicial ocasionado por el alcohol. Los tratamientos para daño hepático inducido por alcohol más avanzados se discuten en el artículo sobre cirrosis hepática.

Cardo Lechero

Varios estudios doble ciego controlados por placebo que incluyeron a varios cientos de personas han evaluado si la hierba cardo lechero puede contrarrestar con éxito el daño hepático inducido por alcohol. Sin embargo, estos estudios han arrojado resultados inconsistentes.

Por ejemplo, un estudio doble ciego controlado por placebo realizado en 1981 dio seguimiento a 106 soldados finlandeses con daño hepático alcohólico por un período de 4 semanas.1 El grupo tratado mostró una reducción significativa en las enzimas hepáticas elevadas y mejoría en la estructura del hígado cuando fue evaluado en la biopsia de 29 sujetos.

Dos estudios similares que abarcaron un total de aproximadamente 60 personas también encontraron beneficios.2,3Sin embargo, un estudio doble ciego controlado por placebo de 3 meses de duración con 116 personas, mostró poco o ningún beneficio adicional, quizá debido a que la mayoría de los participantes redujeron su consumo del alcohol y casi la mitad de ellos dejó de tomar por completo.4Otro estudio no encontró beneficio en 72 pacientes a quienes se les dio seguimiento durante 15 meses.5 Para mayor información, incluyendo las dosis y temas de seguridad, consulte el artículo completo sobre cardo lechero.

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

El complemento SAMtambién ha mostrado ser algo prometedor para prevenir o tratar la hepatitis alcohólica, pero todavía no existe evidencia confiable para apoyar su uso para este propósito.6 - 9

El complemento TMGayuda al cuerpo a crear su propio SAM y también ha mostrado ser prometedor en estudios muy preliminares.10 - 13