Esta página discute el uso de la terapia hormonal para el tratamiento del cáncer de mama. Para una revisión minuciosa acerca de la terapia hormonal para el tratamiento del cáncer, por favor vea la monografía del tratamiento de terapia hormonal.

Las hormonas son mensajeros químicos que regulan las funciones específicas del cuerpo, como la reproducción. Se producen por varias glándulas en le cuerpo y entran al torrente sanguíneo, donde viajan a otros tejidos y ejercen su influencia. La terapia hormonal se usa en el tratamiento del cáncer para aumentar o interferir con la actividad de ciertas hormonas que pueden influir en el crecimiento de los tumores.

¿Quién se Puede Beneficiar de la Terapia Hormonal?

Algunas hormonas, como los estrógenos y la progesterona, pueden "alimentar" a ciertos tipos de células de cáncer de mama; células cancerosas que tienen receptores para estrógenos y progesterona.

El cáncer de mama que tiene receptores de progesterona o estrógenos, se dice que es "receptor positivo de estrógeno o progesterona" o "sensible a la hormona". Esos tipos de cáncer de mama que no tienen receptores de estrógeno y progesterona son "receptor negativo de hormonas". En las mujeres con tipos de cáncer sensible a las hormonas, el abultamiento de célula cancerosa se encuentra bajo el control del estrógeno. Por lo tanto, esos tipos de cáncer con frecuencia pueden ser tratados con medicamentos para reducir o detener los efectos del estrógeno. Las células de hormonas receptoras negativas no son receptivas a este tipo de medicamentos.

Las pruebas de laboratorio llamadas teñido de tejidos, pueden determinar si el cáncer es sensible a las hormonas. Cualquier tinte de tejido para los receptores de estrógeno o progesterona (por encima del 0%) no parece beneficiarse de la terapia hormonal, ya sea para prevenir la recurrencia o para prevenir un segundo cáncer.

En el tratamiento de las primeras etapas del cáncer, se usa la terapia hormonal para prevenir que el cáncer se propague a otras áreas y para disminuir el riesgo de un cáncer de mama segundo e independiente. Las mujeres que están curadas del cáncer de mama tienen una mayor incidencia para otros tipos de cáncer no relacionados que las mujeres que nunca han tenido cáncer de mama.

Hable con Su Médico acerca de este Tratamiento

Mientras la inmensa mayoría de las mujeres que tienen cáncer de mama sensible a las hormonas, se beneficiará de la terapia hormonal, puede haber momentos en los que los riesgos puedan ser mayores que los beneficios potenciales. Su médico le ayudará a evaluar los riesgos y beneficios.

Métodos para la Terapia Hormonal

El objetivo de la terapia hormonal es prevenir que las hormonas de las células cancerosas crezcan. Esto se puede realizar en numerosas maneras:

  • Bloqueo de la función de las hormonas; se realiza con medicamentos
  • Supresión de la producción de hormonas en los ovarios, lo cual se llama ablación ovárica; esto se puede realizar con medicamentos o con cirugía
  • Supresión de la producción de hormonas fuera del ovario por otros tejidos; se realiza con medicamentos

Existen varias clases de medicamentos de terapia hormonal:

Moduladores Selectivos de Receptores de Estrógeno (SERM)

Un modulador selectivo de receptor de estrógeno (SERM) es el raloxifeno (Evista). Este medicamento se usa para el tratamiento de la osteoporosis. Este medicamento ha demostrado reducir el riesgo de cáncer de mama en las mujeres con osteoporosis que han sido tratadas con raloxifeno. Generalmente, el raloxifeno se toma por vía oral en tableta en una base diaria.

El raloxifeno no ha sido aprobado para su uso en el tratamiento del cáncer de mama. Sus beneficios, comparados con el tamoxifeno ( se discuten abajo), están siendo evaluados en el proceso de prevención STAR. Algunos reportes han encontrado una disminución en el riesgo de cáncer de uterino entre las mujeres que toman raloxifeno, comparado con las mujeres que toman tamoxifeno. Se sabe que el desarrollo del cáncer uterino está influenciado por la actividad como la del estrógeno. El raloxifeno se ha asociado con un incremento en el riesgo de los coágulos sanguíneos.

Inhibidores de aromatasa

Los inhibidores de aromatasa trabajan al inhibir la conversión de andrógenos a estrógenos. Los andrógenos se refieren comúnmente a las hormonas masculinas pero se encuentran en los hombres y en la mujeres. Una pequeña cantidad de andrógeno es convertida continuamente a estrógeno por la enzima aromatasa. Los inhibidores de aromatasa bloquean la acción de la aromatasa, dejando menos estrógeno disponible para estimular a los receptores de estrógeno en las células cancerosas.

Los inhibidores de aromatasa se usan principalmente en las mujeres post menopáusicas.

Los medicamentos en esta clase incluyen:

  • Letrozol (Femara)
  • Anastrozol (Arimidex)
  • Exemestane (Aromasin)
Generalmente, estos medicamentos se toman por vía oral en forma de tableta en una base diaria.

Efectividad y Efectos Secundarios de los Inhibidores de Aromatasa

Hasta recientemente, estos medicamentos se han usado en las etapas avanzadas de cáncer de mama pero los investigadores están examinando su efectividad para la prevención y recurrencia de un segundo evento de cáncer de mama. En los primeros resultados de un gran proceso de multicentro (el proceso ATAC), el inhibidor de aromatasa anastrazol fue superior al prevenir un segundo evento de cáncer de mama y la recurrencia comparada al tamoxifeno o a la combinación de anastrazol y tamoxifeno. Además, los inhibidores de aromatasa no parecen tener el mismo riesgo de cáncer uterino, coágulos sanguíneos o eventos vasculares asociados con el tamoxifeno. Sin embargo, el adelgazamiento de los huesos y las fracturas de cadera pueden ocurrir con más frecuencia con estos inhibidores.

Algunos estudios también han mostrado que los inhibidores de aromatasa pueden ser igualmente efectivos que el tamoxifeno en el tratamiento de las primeras etapas y en los casos avanzados de cáncer de mama. Se están dirigiendo más investigaciones hacia la efectividad a largo plazo.

El principal efecto secundario de los inhibidores de aromatasa es el incremento en el riesgo de osteoporosis (incluyendo el adelgazamiento de los huesos y las fracturas de cadera). Por lo tanto, las mujeres que usan inhibidores de aromatasa necesitan medir sus densidades óseas en una base regular y se pueden prescribir para mejorar la densidad de los huesos, como los bisfosfonatos, calcio, vitamina D o el ejercicio.

Reguladores Bajos de Receptores de Estrógeno

Los reguladores bajos de receptores de estrógeno obligan a los receptores de estrógeno de las células cancerosas a bloquear los receptores para que el estrógeno no pueda entrar a la célula cancerosa. Este es un procedimiento complicado, ya que algunos medicamentos pueden actuar como bloqueadores en el tejido o situación y actuar como estrógenos en otros tejidos o situaciones. Dos medicamentos de esta clase son el tamoxifeno y fulvestrante.

Tamoxifeno

El tamoxifeno (Novodex) se usa para el tratamiento y prevención del cáncer de mama. El tamoxifeno tiene efectos como los del estrógeno (agonista) y bloqueadores de estrógeno (antagonista). Generalmente, el tamoxifeno se toma por vía oral en forma de tableta en una base diaria.

El tamoxifeno ha sido aprobado por FDA para el tratamiento de las mujeres con cáncer de mama por más de 20 años y ha estado en ensayos médicos por casi 30 años. El tamoxifeno ha sido el tratamiento standard para las mujeres con cáncer de mama sensible al estrógeno. Sin embargo, estudios recientes sugieren que los inhibidores de aromatasa pueden ser igual o más efectivos que el tamoxifeno en el tratamiento de las primeras etapas y en los casos avanzados de cáncer de mama. Se están dirigiendo más investigaciones hacia la efectividad a largo plazo.

Los posibles efectos secundarios y complicaciones asociadas con el tamoxifeno incluyen lo siguiente:

  • Coágulos sanguíneos
  • Cambios endometriales, como la hiperplasia
  • Pólipos
  • Cáncer endometrial o uterino

Fulvestrante

Un nuevo medicamento que funciona de una manera similar al tamoxifeno, es el fulvestrante. El fulvestrante, como el tamoxifeno, se adapta al receptor de estrógeno pero, a diferencia del tamoxifeno, destruye al receptor mediante el bloqueo de toda la actividad de estrógeno. Este medicamento se administra una vez al mes mediante una inyección intramuscular mientras sea benéfico en el tratamiento de la enfermedad avanzada. Aun no se aprueba su uso como tratamiento coadyuvante (un tratamiento que aumenta los efectos del tratamiento primario).

Agonistas de hormona liberadora de la hormona luteinizante (LHRH)

La hormona luteinizante (HL) es segregada por células en la glándula pituitaria y estimula los ovarios para producir y segregar estrógeno. Los agonistas de hormona liberadora de la hormona luteinizante (LHRH) son medicamentos que bloquean la acción de HL y por lo tanto, bloquean la producción de estrógeno. Los agonistas LHRH se usan para la ablación química ovárica, la cual es discutida más adelante.

Otros Agentes Hormonales, Incluyendo los Andrógenos

Los andrógenos (hormonas masculinas, como la testosterona), así como la progesterona (hormonas femeninas esteroides) y los agentes progestacionales se han usado para le tratamiento del cáncer avanzado de mama sensible a las hormonas, cuando otros medicamentos no han sido efectivos.

Ablación Ovárica

Ablación Ovárica - supresión de la producción de hormonas en los ovarios; reduce la cantidad de estrógeno y progesterona circulando en el cuerpo, lo cual, priva a los tumores sensibles a las hormonas, de las hormonas que necesitan para crecer. Es útil solamente para las mujeres menopáusicas.

La ablación ovárica se puede completar mediante cirugía para extirpar los ovarios, radiación o terapia con medicamentos. Sin embargo, la mayoría de los médicos hoy en día, prefieren la terapia con medicamentos, la cual se llama ablación ovárica. Este es le método preferido, ya que, a diferencia de la radiación, es temporal y la fertilidad se puede restaurar después del tratamiento.

Ablación Ovárica Química

El medicamento usado para la ablación ovárica química es la goserelina. Este medicamento reduce la producción de la hormona luteinizante (HL) de la glándula pituitaria, lo cual conlleva a la reducción de estrógeno. Esto puede resultar en la reducción del tumor o en la desaceleración del crecimiento del cáncer.

La goserelina se inyecta por debajo de la piel a la parte superior del abdomen cada 28 días. Este tratamiento se usa principalmente para las mujeres menopáusicas en las primeras etapas de cáncer de mama positivo al receptor. No es efectivo para las mujeres que tienen cáncer de mama negativo al receptor.

La goserelina se puede usar sola o con otras formas de tratamiento. Los estudios han demostrado que en mujeres menores de 50 años de edad con cáncer de mama prematuro, la ablación ovárica sin quimioterapia mejora la sobrevivencia sin recurrencia a largo plazo y la supervivencia en general en aproximadamente 30%. Estudios recientes han sugerido que la ablación ovárica más el tamixofeno pueden ser tan efectivos como la quimioterapia en algunos casos. Se necesita un estudio a futuro para determinar si la ablación ovárica es más efectiva cuando se combina con otros tratamientos o cuando se administra por sí sola.

Efectos Secundarios

Pueden ocurrir los siguientes efectos secundarios con el tratamiento hormonal para el cáncer de mama:

  • Bochornos
  • Reducción del apetito sexual
  • Aumento de peso
  • Hinchazón y sensibilidad en los senos
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de Huesos

Terapia Hormonal para la Prevención del Cáncer de Mama

En algunas mujeres con alto riesgo de cáncer de mama, se puede administrar la terapia hormonal como un intento por prevenir el desarrollo del cáncer de mama. Los medicamentos usados en estos casos son el tamoxifeno y raloxifeno.

Tamoxifeno (Nolvadex) - En un Ensayo para la Prevención del Cáncer de Mama, el tamoxifeno demostró reducir la incidencia de cáncer de mama en el 49% de las mujeres con alto riesgo de la enfermedad.

Raloxifene (Evista) - en un estudio grande acerca de su uso para el tratamiento de la osteoporosis, el raloxifeno demostró reducir la incidencia de cáncer de mama. Los Resultados Múltiples de Evaluación de Raloxifeno (MORE, por sus siglas en inglés), el cual fue un ensayo multicéntrico, aleatorio y doble ciego, estudió a 7,705 mujeres posmenopáusicas tomando raloxifeno en dos dosis o placebos por alrededor de 40 meses. Entre las mujeres con osteoporosis en este estudio, el riesgo de cáncer de mama invasivo disminuyó en un 76% durante los tres años del tratamiento con raloxifeno.