Dos procedimientos quirúrgicos a los que se puede someter son biopsia de médula ósea (tanto para diagnosticar como para monitorear la enfermedad) y colocación de recipiente de infusión venoso central.

Trasplante de Médula Ósea

Un procedimiento quirúrgico menor que necesitará es una biopsia de su médula ósea. En un trasplante de médula ósea, se retira una muestra de médula ósea y una pequeña porción de hueso y se examinan para detectar células cancerosas. Las muestras se obtienen al insertar una aguja más grande de lo normal a través de la parte superior de su pelvis o su esternón dentro de la médula ósea suave y esponjosa. Una vez ahí, la succión firme de una jeringa retira aproximadamente 2 cucharaditas de líquido de la médula. Después, una segunda punción con la aguja gruesa de biopsia retira una pequeña porción de tejido. El procedimiento tarda 10-15 minutos y se lleva a cabo en el consultorio del médico. Usted irá a casa con una vendita o vendaje en el sitio que debería permanecer en ese sitio durante 24 horas.

Parte de la muestra de biopsia será evaluada por el hematólogo y patólogo bajo el microscopio. Parte será enviada al laboratorio para evaluar los cromosomas y ADN en busca de daño. Esta evaluación, llamada estudio citogenético, ayudará a su médico a determinar el pronóstico de su tipo de MDS.

Se necesita una biopsia de médula ósea para identificar su enfermedad con precisión. Pueden ser útiles posteriores biopsias de médula ósea para valorar su avance, pero la primera es esencial.

Efectividad

Las biopsias de médula ósea no son decisivas cuando el tumor contiene muy pocos elementos celulares. Por lo general, éste no es el caso con MDS.

Posibles Complicaciones

Debido a que su enfermedad lo hace propenso a sangrado e infección, usted puede tener un riesgo ligeramente más alto de lo normal para éstos. Sin embargo, el procedimiento no es mucho más riesgoso que retirar sangre de una vena.

Cuidado Postoperatorio

Tenga cuidado de sangrado y señales de infección.

Colocación de Recipiente de Infusión Venoso Central

Cuando es grande la necesidad de acceso venoso para administrar medicamentos, algunas veces su médico podría recomendar la inserción de un aparato de acceso venoso central debajo de la piel, por lo general debajo de la clavícula. Este aparato conocido como un "recipiente de infusión" se puede usar para retirar sangre y para administrar productos sanguíneos o antibióticos. Esto con frecuencia es útil si sus venas son pequeñas o muy pocas en cantidad. Debido a que los pacientes con MDS requieren transfusiones frecuentes en muchos casos, este aparato puede mejorar la calidad de vida para pacientes al reducir la necesidad de punciones de agujas en los brazos. Su médico puede discutir los riesgos y beneficios de tener tal recipiente con usted.