La hierba de San Juan es una hierba perenne común de muchas ramas y flores color amarillo vivo que crecen silvestre en muchas partes del mundo. Su nombre deriva de la tendencia de la hierba a florecer alrededor del festín de San Juan (un "mosto" simplemente es una planta, en Inglés Antiguo). El nombre de especie perforatum deriva de la marca de agua de puntos translúcidos que pueden verse cuando la hoja es levantada hacia el sol.

La hierba de San Juan tiene una larga historia de uso en el tratamiento de trastornos emocionales. Durante la Edad Media, la hierba de San Juan era popular para "arrojar demonios", posiblemente una descripción arcaica de curar enfermedad mental. En los años de 1800, la hierba fue clasificada como una "nervina" o un tratamiento para los "trastornos nerviosos". A principio de 1900 empezó a ser considerada como un tratamiento para la depresión, y cuando se inventaron los antidepresivos farmacéuticos, los investigadores alemanes empezaron a buscar propiedades similares en la hierba de San Juan.

Hoy en día, en Alemania, en otras partes de Europa y en los Estados Unidos, la hierba de San Juan es un tratamiento ampliamente usado para la depresión. La evidencia base para sus enfoques de uso es que muchos de los medicamentos modernos recetados empezaron a utilizarlo desde que se aprobó por primera vez. De hecho, en Alemania esta hierba es un antidepresivo recetado, cubierto por el sistema nacional de cuidado de salud y es recetado, con mayor frecuencia que cualquier otro medicamento sintético para la depresión.

La mayoría de los estudios de la Hierba de San Juan han evaluado a personas con depresión mayor de intensidad de ligera a moderada. Esta frase que suena contradictoria indica que el nivel de depresión es más severo que simplemente sentirse "triste". Sin embargo, no es tan severa como las formas de depresión más intensa. Los síntomas típicos incluyen estado de animo deprimido, falta de energía, problemas del sueño, ansiedad, perturbación del apetito, dificultad para concentrarse y poca tolerancia al estrés. La irritabilidad también puede ser un signo de depresión.

Tomada como un todo, la investigación sugiere que la hierba de San Juan es más efectiva que el placebo y aproximadamente tan efectiva como los medicamentos estándares. Además, parece que la hierba de San Juan provoca menos efectos secundarios que muchos antidepresivos. Sin embargo, la hierba presenta un riesgo significativo de seguridad: Interactúa de manera dañina con una gran cantidad de medicamentos estándares (para más detalles vea Cuestiones de Seguridad).

Advertencia: La hierba de San Juan nunca debe confiarse para el tratamiento de depresión severa. Si usted o un ser querido se siente suicida, incapaz de enfrentarse a la vida diaria, paralizado por la ansiedad, incapaz de levantarse de la cama, no puede dormir ni tiene interés en comer, consulte a un médico de inmediato. La terapia medicada podría salvar su vida.

Además de la depresión, la hierba de San Juan también ha sido probada para muchas otras enfermedades en las que los antidepresivos recetados se consideran útiles, como el trastorno por déficit de atención, ansiedad, insomnio,15síntomas de la menopausia,20PMS,19 y trastorno afectivo estacional (SAD).98, 99 Sin embargo, hasta ahora no hay evidencia directa de que ofrezca beneficio alguno para estas enfermedades.

A menudo los antidepresivos estándares también son usados para la neuropatía diabéticay otras formas de neuropatía (dolor del nervio). Sin embargo, un pequeño ensayo doble ciego controlado por placebo fracasó en encontrar efectiva a la hierba de San Juan para este propósito.16

La hierba de San Juan contiene, entre otros ingredientes, las sustancias hipericina e hiperforina. Los primeros reportes sugieren que la hierba de San Juan o hipericina sintética podrían ser útiles contra varios virus como el VIH, pero esto no se ha analizado detalladamente.17Sin embargo, hay cierta evidencia de que la hiperforina podría ser capaz de combatir ciertas bacterias, incluyendo algunas que resisten a los antibióticos.18 Nota: Esta evidencia es demasiado preliminar como para considerar a la hierba de San Juan como un antibiótico efectivo.

Con base en evidencia poco convincente de que la hipericina podría tener propiedades antiinflamatorias, la crema de hierba de San Juan ha sido probada como un tratamiento para el eccema, obteniendo algunos resultados promisorios.100